Consejos para el cuidado de tu ramo de flores frescas

  • Lo próximo será centrarse en los tallos de las flores. Bastará con realizar un corte de unos 1 ó 2 centímetros con un cuchillo mejor que con tijera, ya que obstruye muchos de los vasos conductores que forman los tallos y las flores se marchitan antes. Al realizar el corte, intenta que sea diagonal. De esta manera ayudarás a tus flores a absorber más agua, ya que la parte del tallo en contacto con su alimento será mayor.

  • Después es conveniente comprobar que no queden hojas de tu ramo dentro del agua. Con esto conseguimos que no haya malos olores ni que proliferen las bacterias.

  • Por Último, introduce tu ramo de flores en agua limpia, sin llegar al atado para procurar que sólo queden sumergidos los tallos, y nunca hojas o pétalos. Cambia el agua cada 2 ó 3 días.